Land Rover Defender al fin frente a la

Cordillera de Los Andes

Land Rover es una de esas marcas que arrastra fanáticos. Lo siguen, compran sus modelos, creen en sus cualidades y comparten un marcado estilo de vida outdoor, aderezado de legendarias aventuras Trans-Darién Expedition, que logró cruzar el Tapón del Darién, en Centroamérica, y que empleó un Land Rover bautizado “La Cucaracha Cariñosa”.

Estos hechos han fomentado la historia, animado la leyenda y en gran parte ayudó a romper el corazón de los fanáticos del más emblemático de los Land Rover, el Defender; cuando la marca anunció que el modelo se descontinuaba allá por el 2016. Muchos no podían creer que el más off road de sus vehículos, el con variantes militares y de rescate dejase de existir… por un tiempo.

Porque ya está en Chile y en Garage Diario Financiero ya asistimos al primer contacto, realizado por el representante en Chile de Land Rover, Ditec Automóviles, en la zona precordillerana de Antawaya, en un circuito off road, que si bien no extremo sirvió para mostrar la tecnología que monta el nuevo Defender, el nuevo enfoque que toma para seguir siendo un vehículo que no se amilana ante los más desafiantes terrenos.

La variante que llega a Chile corresponde a la “larga”, denominada  First Edition del New Defender, con tecnología Mild Hybrid (con un pequeño motor eléctrico que asiste en torque), y motor de 3.0 litros para desarrollar 400 caballos de fuerza.  Tan importante como su poder en off road, son sus ángulos de ataque de 38 grados, ventral de 28 grados y salida de 40 grados.

Su aproximación como concepto es claramente lujosa, sobre todo si se compara con el anterior Defender, el más espartano de la gama Land Rover en su momento. La reencarnación de esta leyenda off road, en cambio ofrece la más extrema de las aventuras con total confort.

Off Road/High Tech

La sofisticada tracción total adaptativa del nuevo Defender, en conjunto con su avanzado sistema Terrain Response 2 utilizan avanzados computadores y sensores para tomar decisiones respecto a cuál es la mejor solución para superar una superficie. Aunque esto facilita mucho el manejo complicado al conductor novato, para los expertos en aventura, se pueden elegir varios modos y, claro, conectar los bloqueos de diferenciales, todo de manera electrónica y desplegados en la pantalla central, dejando muy en claro la situación del vehículos en cada circunstancia.

Suspensión activa, que puede subir hasta 10 cm para aumentar el despeje del suelo, sin contar con el uso de inteligencia artificial para proyectar al Defender en 3D, y de esta manera conocer obstáculos en puntos ciegos, son otro de sus highlights.

Novedoso también resulta el Modo Vadeo, que permite monitorear de manera real la altura del agua del paso que estamos atravesando con el Defender, disminuyendo la ansiedad del conductor, uno de los problemas más frecuentes en conducción todoterreno. Una pendiente de 40%, extremadamente inclinada, demostró el poder de su agarre y tracción, potenciada con el modo de descenso.

Un SUV que se acerca por sus capacidades a su legendario antecesor, con un enfoque tecnológico y un confort que hace que la aventura sea un lujo más para los prestigiosos usuarios de Land Rover. Es imperdible probarlo, para quienes no transan en la aventura.

 

Share This